Janiá

Chania, Crete, Creta, Rethymnon, Lasithi, Heraklion, Grecia, MediterraneoJaniá es una de las ciudades más bonitas de Grecia. Está situada en la zona que fue habitada desde la Edad Neolítica y que prosperó durante los años de la civilización minoica y también durante la época romana. La ciudad entonces se llamaba Kidonía. Siguió la época del Imperio Bizantino, luego, en el siglo IX la ocupación de toda Creta por los piratas berberiscos hasta ser recuperada por los bizantinos bajo el mando de Nicéforos Fokás en 961 d.C. Los venecianos se apoderaron de Janiá en el siglo XIII. Luego, fueron los otomanos los que ocuparon la ciudad junto con toda la isla de Creta a mediados del siglo XVII. Creta se unió a Grecia en 1913.

Las influencias de los diferentes elementos culturales que recibió la ciudad de Janiá se ven hoy en día en cualquier rincón, en cualquier punto, en la arquitectura de sus edificios. Las callejuelas de la ciudad antigua, con los edificios tradicionales bien conservados de las épocas bizantina, otomana y veneciana, crean un ambiente romántico. El puerto veneciano es el adorno de Janiá. Hay que visitar el Museo Arqueológico, el Archivo Histórico de Creta y el Museo Náutico. En la provincia de Janiá hay muchos monasterios, castillos, lugares arqueológicos y la garganta de Samariá, declarada como Parque Nacional. Muchas playas hermosas se despliegan en todas las costas.

     Janiá se conecta a diario con itinerarios de modernos ferry con el puerto del Pireo. El puerto de la ciudad es Suda. Hay también aeropuerto a unos pocos kilómetros fuera de la ciudad y vuelos diarios domésticos e internacionales. Toda la provincia de Janiá está  atendida por frecuentes itinerarios de autobuses.

Kísamos

Kissamos, Falassarna, MylopotamosEstá al oeste de la ciudad de Janiá. Kísamos es una pequeña ciudad costera que se ofrece para turismo familiar. Está conectada por vía marítima con Citera y Githio. Merece la pena visitar las ruinas de la antigua ciudad de Kísamos. Den un paseo hasta el cabo de Gramvusa para disfrutar de las vistas desde allí. Luego bajen a la playa de arena fina de Balú para bañarse.

También hay que visitar el castillo y la antigua ciudad de Polyrrinía y la antigua ciudad de Falásarna. ¡El resto lo van a descubrir ustedes mismos!

Ir Arriba
  • Siempre hay un barco para Citera. Y nunca es tarde para cogerlo. Efi Emilianú, 1924